Mario Testino y Bruce Weber han sido acusados por más de una veintena de modelos masculinos de abusos sexuales. Tanto los reconocidos fotógrafos como sus abogados se han mostrado muy sorprendidos por lo sucedido, pero revistas como Vogue ya han tomado cartas en el asunto.

Así, Anna Wintour, editora de la revista Vogue, ha emitido este fin de semana un comunicado en el que ha informado de que las revistas de la compañía Condé Nast, a la que pertenecen Vogue, SModa o Glamour, no trabajará con Testino ni con Weber hasta que se aclaren las acusaciones que pesan sobre ellos.

“Se han hecho acusaciones contra Bruce Weber y Mario Testino, historias que han sido difíciles de escuchar y desgarradoras de afrontar. Ambos son amigos personales que han realizado contribuciones extraordinarias a Vogue y muchos títulos de Condé Nasta durante años, y ambos han emitido objeciones o negaciones sobre lo publicado”, narraba en el comunicado Wintour.

Y añadía: Creo firmemente en el valor del remordimiento y el perdón, pero tomo las acusaciones muy en serio, y en Condé Nast hemos decidido suspender nuestra colaboración con ambos fotógrafos a la espera de que se aclaren los hechos pronto”.

Según los denunciantes, entre los que se encontraban tanto modelos como asistentes masculinos que han trabajado con uno u otro fotógrafo, aseguran que les sometieron a situaciones sexuales en las que en algunos casos se llegó a tocamientos y masturbación.