Celebrities » Fashion

La influencer tiene menos seguidores que el propio hotel

La respuesta de un hotel a una influencer que pidió alojarse cinco noches gratis junto a su novio

Paul Stenson, propietario del The White Moose Café, ha prohibido la entrada a su hotel a los influencers después de que la bloguera británica Elle Darby intentase conseguir cinco noche de hotel gratis.

Elle Darby

Instagram Elle Darby

Publicidad

No es raro que las empresas contacten con los influencers para llegar a acuerdos en los que éstos les publicitan a cambio de descuentos, regalos o servicios gratuitos. Pero lo habitual en estos casos es que sea la empresa quien se ponga en contacto con el influencer y no al revés. Sin embargo, a veces estos influencers se pasan de listos intentando aprovecharse de su posición de poder en la red.

Este es el caso de la británica Elle Darby, quien a sus 22 años tiene unos 85.000 seguidores en Instagram y cerca de 100.000 en YouTube. Cifras no muy altas para los verdaderos influencers. Esta joven se puso en contacto con Paul Stenson, propietario del The White Moose Café en Dublín, para pedirle cinco noches de alojamiento gratuito a cambio de publicidad en sus redes sociales, alegando que ya lo había hecho con un hotel de Florida y que fue todo un éxito para el hotel.

Sin embargo, al dueño del hotel de Dublín no le pareció nada bien que la joven le echase tanto morro y publicó el email de la influencer, tapando sus datos para que no se supiera quien era, y la respuesta que él le envió. "Querida influencer, gracias por tu e-mail en busca de alojamiento gratuito a cambio de publicidad. Se necesitan pelotas para enviar un correo así", comienza así la respuesta del hotelero.

"Si te dejo dormir aquí a cambio de salir en un vídeo, ¿quién va a pagarle al personal que cuida de ti? ¿Quién pagará a las camareras que limpian tu habitación? ¿Y a los que te sirven el desayuno? (…) ¿Tal vez debería decirle a mi personal que aparecerán en tu vídeo en vez de pagarles por el trabajo que hacen mientras estás en la residencia?", expone para denegar su petición.

"En el futuro te aconsejo que pagues lo que consumas como hace todo el mundo", añadió. Además, Stenson señala que su hotel tiene más seguidores en las redes sociales que ella por lo que no es adecuada para publicitar su establecimiento.

Aunque el propietario del hotel tapó sus datos para que no se la identificase, poco después la bloguera publicó un vídeo en el que aseguraba que la respuesta recibida había sido malvada y que se sentía humillada. Sus seguidores han iniciado una campaña contra el The White Moose Café, pero el dueño del local se lo ha tomado con humor y ha respondido al boicot con la siguiente publicación.

 

"Nunca pensé que recibiríamos críticas negativas por la sencilla razón de que alguien estaba obligado a pagar por bienes recibidos o servicios prestados. La chica en cuestión nunca fue identificada en mi post, pero ella misma hizo un vídeo diciendo que se sentía humillada con la respuesta 'malvada' tras pedir un regalo. Este tipo de victimización es muy frecuente en la industria de los blogs y está en consonancia con su modus operandi de querer todo por nada. Si algún influencer intenta entrar en nuestras instalaciones a partir de ahora será expulsado", dijo el dueño dando por finalizada la discusión. Además, ha colocado un tarro en la recepción para depositar las 'lágrimas de los bloggers'.

 

Publicidad