Celebrities » Fashion

MANÍAS CARAS

Los 'rarunos' caprichos de las celebrities

Raros, raros, raros. Así son los gustos de muchas de nuestras celebrities. O eso o no saben qué hacer con el dinero. Aquí recopilamos algunos de los caprichos más excéntricos de los famosos. Te aseguramos que no te habrías imaginado que existieran antojos tan 'fashion', grotescos y, sobre todo, ¡rarunos!

Publicidad

Una de las cosas de que tiene poseer una cuenta bancaria generosa es que llega el momento en el que no sabes en qué gastarte el dinero, así que lo mejor es desarrollar una manía que puede terminar siendo una patología para invertir en algo. A continuación te presentamos una colección de los caprichos más excéntricos de nuestras celebrities.

La cantante Jennifer Lopez siempre pone sus propias sábanas en los hoteles en los que se aloja ya que no puede dormir con telas de menos de 250 hilos y todo lo que haya en su habitación tiene que ser blanco. ¿Contará ella uno por uno los hilos? ¿Se hará ella la cama allá donde va? Imaginamos que no.... La manía de Paulina Rubio también va de colores: todos sus camerinos tienen que ser pintados de negro, con velas, una botella de una determinada marca de agua y otra de vodka. Por su parte Mariah Carey, sólo se sienta en inodoros nuevos y en los que haya grifería de oro. También suele pedir sales del Mar Muerto para hacerse un peeling cuando le viene en gana. Otra que se lleva sus propias sábanas cuando se va de hoteles es Nicole Kidman, y suele dar unas indicaciones para que le hagan la cama a su gusto. Otra actriz de gustos refinados es Julia Roberts que ha de bañarse con agua mineral porque sus propiedades son buenas para la piel.

Para otras celebrities, con el estómago no se juega y por eso Winona Ryder siempre lleva con ella cubiertos, una botella de agua propia y refrescos de cola orgánicos. Shakira bebe leche desnatada, botellas de vino y 30 litors de agua a base de pajitas. Lady Gaga no actúa si no come pollo asado antes de los conciertos. Por no hablar de sus dos botellas de oxígeno con inhalador y miel que tiene en el backstage. Britney Spears sin embargo no se separa de ensaladas de mariscos, bebidas energéticas, chicles, caramelos... 

Otros prefieren un séquito que cuide de ellos. Ricky Martín va siempre acompañado por sus ocho masajistas que ofrecen sus servicios en una sala en la que hay agua con y sin gas, ostras y sushi. Paris Hilton quiere la compañía de un escolta 24 horas con permiso para ir armado. Otra rubia de oro, Madonna, suele exigir un trato preferente a su paso por los aeropuertos. La estilista de Rihanna, Úrsula Stephen, cobra más de 2.000 euros al día por mantener el look de la cantante impecable a base de rulos de diamantes. A los que no les gustaba estar rodeados de gente era a Marc Anthony y JLo cuando estaban casados. Durante un viaje a Bogotá mandaron cerrar un centro comercial para estar de compras tranquilos.

Las manías más inconfesables pertenecen a gente como David Beckham que es un ordenado compulsivo: el armario ordenado por colores o la preferencia por el blanco son algunas de sus obsesiones. Johnny Deep exigió que su camerino de ‘Piratas del caribe 4’ fuera redecorado con zonas chill out por 'sólo' un millón de euros. Otro que tal baila es el diseñador Karl Lagerfeld, que llenó su casa de 70 iPods para cuando quiere escuchar música. Por supuesto, una persona del servicio se dedica exclusivamente a renovarlos con todas las novedades del momento. Kate Moss va a construir un gimnasio valorado en casi un millón de euros en su mansión de recién casada. La celebrity caprichosa más pequeña es Suri Cruise, una fashionista enamorada de los tacones. Dicen que su colección de zapatos supera los 100.000 euros.

¿Antojos, manías, caprichos, tonterías...? Llamadlo cómo queráis pero una cosa queda clara: que si no tuvieran tanto dinero... ¡otro gallo les cantaría!

Publicidad