Aunque Kylie Jenner ha estado completamente alejada de los focos durante su embarazo, tras la llegada al mundo de su primera hija, Stormi, Kylie ha regresado por todo lo alto.

Después de retomar sus rutinas en redes sociales, la hermana menor de las Jenner ha regresado con otro de sus hobbies: sorprender con sus habituales cambios de look.

Antes del embarazo, Kylie apostó por el rubio platino, un cambio con el que la empresaria de belleza estaba encantada. Y ahora, meses después de ser madre, la hermanastra de Kim Kardashian ha hecho su primer cambio de look tras la maternidad apostando de nuevo por el rubio.