Miranda Kerr y Evan Spiegel se dieron el 'sí, quiero' el pasado 27 de mayo en una ceremonia muy exclusiva a la que solo asistieron 50 invitados. Desde la boda, ni la modelo ni el multimillonario habían dado ninguna declaración sobre su nueva vida, hasta ahora…

La modelo ha concedido una entrevista donde ha confesado su papel como mujer tradicional. Unas declaraciones que han sorprendido a mucha gente y con las que ha generado un sinfín de críticas: "Las mujeres necesitan hacer un poco de esfuerzo y arreglarse y cuidar el vestuario para complacer a sus hombres", decía para The Edit.

Según ha contado la exmujer de Orlando Bloom, fue su abuela la que le inculcó estos valores que ahora ya son parte de su día a día: "Mi abuela me enseño que los hombres son visuales y que tienes que hacer un pequeño esfuerzo. Así que cuando Evan llega a casa, me aseguro de llevar un bonito vestido y de que las velas estén encendidas. Buscamos el tiempo para tener una agradable cena juntos", confesaba la top dejando a todo el mundo boquiabierto.

Es más, en una entrevista que concedió a Vogue, la modelo reveló que el mismo día de su boda se levantó por la mañana y lo primero que hizo fue prepararle un rico pollo al horno a su marido porque era su receta favorita.

Durante la entrevista, Miranda también habló sobre el joven multimillonario:"Es un hombre de 50 años en un cuerpo de joven". También ha revelado que fue él quien la animó a apartar su trabajo como modelo y centrarse en su propio negocio, 'Kora Organics': "Evan me inspiró, me dijo ¿Por qué gastas tu dinero trabajando para otras compañías cuando puedes centrarte en la tuya propia? Tienes que asumir el riesgo y si realmente crees en ello, hazlo", confesó la top, asegurando que el modelaje ya no es tan importante en su vida: "He modelado durante más de 20 años y ya no es una prioridad. Ahora su me surge una oportunidad pienso: ¿Esto es lo mejor para mi familia?".