La última campaña publicitaria de Yves Saint Laurent ha incendiado las redes sociales. No es la primera vez que la prestigiosa casa de moda francesa desata la polémica por la publicidad con la que pretende llamar la atención de las mujeres e incitar la compra de sus productos. En 2015 publicaron fotografías que se prohibieron en Reino Unido por considerar que la modelo sufría una extrema delgadez, y ahora consiguen desatar la polémica de nuevo con las posturas con las que posan las protagonistas de la campaña.

Desde que empapelaron París con los nuevos carteles de su última campaña han recibido varias denuncias y han conseguido estar en la boca de numerosos ciudadanos parisinos que han querido mostrar su descontento con la firma por las redes sociales bajo el hashtag "#YSLretiratupublicidaddegradante". Según han declarado, las posturas son explícitamente sexuales, incitan a la violación y crean malestar social. Y es que en las imágenes se pueden ver a las modelos con poses que han sido tachados de degradantes.

Tal ha sido la revolución, a la que se ha sumado una de las principales asociaciones feministas del país, que la Autoridad Reguladora Profesional de Publicidad ha mostrado su disconformidad con la campaña y han ordenado a la marca la retirada de algunas de las imágenes.