Philip Green es el presidente de Arcadia Group, un conglomerado de marcas de moda entre las que se encuentra Topshop. Todo se inició a raíz de una investigación que comenzó hace 8 meses y que fue publicada por el diario The Daily Telegraph. En un principio, esta investigación solo hablaba sobre la "implicación de un relevante hombre de negocios" en un caso de abusos sexuales y comportamientos racistas, pero cuya identidad era desconocida para todo el mundo ya que el juez había prohibido difundir su identidad.

El empresario británico estuvo utilizando acuerdos de confidencialidad y haciendo pagos sustanciales para ocultar todas las informaciones que le implicaban. Sin embargo, fue el laborista Peter Hain quien, en la Cámara de los Lores, decidió revelar la identidad de esta persona ya que lo consideraba su "deber y de interés público".

El padre de Chloe Green y suegro de Jeremy Meeks tardó poco en emitir un comunicado en el que negó "categóricamente y completamente" cualquier acusación en relación a los comportamientos racistas y abusos sexuales.