Después de que la foto de su ficha policial se volviese viral en las redes sociales y tras ser bautizado como el preso más guapo del mundo, triunfó como modelo y consiguió hacerse su hueco en el mundo del modelaje. Parecía que la vida le daba una segunda oportunidad a Jeremy Meek después de haber cumplido, pero los problemas se han cruzado de nuevo en su camino.

Recientemente ha viajado a Londres por motivos profesionales y ha durado en el país menos de ocho horas. El expresidiario ha sido deportado de nuevo a Estados Unidos por no tener los papeles en regla después de ser recluido en el departamento de inmigración del aeropuerto de Hetahrow.

Su representante ha hablado con los medios y ha asegurado que tiene todos los papeles en regla y que además lleva una carta oficial de su libertad condicional. Al parecer, su manager y su esposa se encuentran recluidos en un hotel cerca de Londres, mientras que el guapo modelo ha sido deportado.

Según se ha podido conocer, el maniquí está muy molesto: "No fue arrestado, pero lo deportaron fuera del país. No le dejarán entrar. Él está muy molesto. Fue escoltado por la policía hasta el avión", declaraba su portavoz para el Daily Mail.

Por su parte, el modelo californiano ha querido compartir su descontento y ha publicado un vídeo donde se le puede ver diciendo: "Estoy harto de esta mierda. Londres no me quiere aquí después de haber cumplido mi condena. Es una locura". A Meek, que al parecer iba a trabajar para diferentes revistas, se le han estropeado los planes que tenía preparados para esta semana en la capital británica, pero ha vuelto a ser protagonista de una revolución en la red con la asombrosa difusión de su vídeo.