Instagram es el lugar por el que Dulceida se mueve como pez en el agua pero, aunque suene a contradicción, Dulceida es un apersona que no tiene filtros. Y no, nos referimos a sus publicaciones. En su perfil puedes ver desde una foto idílica en el Festival de Coachella hasta Aída en sus rutinas más normales.

Un ejemplo de ello, es uno de sus últimos Stories de Instagram. En él aparece Dulceida haciéndose un selfie en el espejo poco antes de ir a entrenar. Hasta ahí todo normal. La parte más natural de la instantánea es el detalle que hay detrás de unos de los cristales opacos del baño del hotel de Miami en el que se aloja.

Como una sombra oscura aparece el fotógrafo de Dulceida, Albert Mullor. Por si había alguna duda de lo que hacía el fotógrafo en el baño, Aída nos lo cuenta: "Eso es la mullora haciendo caca". Una prueba más de los pocos filtros que Dulceida le pone a la vida.