Creo que cometemos un grave error en la excesiva importancia que le damos a eso cuando en realidad nadie puede juzgar tus pasos si no ha estado en tus propios zapatos.

Todos tenemos derecho a equivocarnos y a sacar nuestro propio aprendizaje de ello, ya sea positivo o negativo.

Por cada error que yo he cometido he pasado a ser otra versión de mí misma.

A día de hoy estoy muy orgullosa de la mujer en la que me he convertido, de todo lo que he superado, y sobretodo, de seguir en mi proceso de aprendizaje sobre cómo quererme y cuidarme de forma sana.

Os ha pasado a vosotros? Os habéis mirado al espejo y habéis sacado lo positivo en vez de lo negativo?