Gessica Notaro era una joven de 28 años que trabajaba en el acuario nadando con delfines mientras también hacía sus pinitos en la moda y la televisión tras quedar finalista en el concurso de Miss Italia 2007.

Pero su belleza se vio desfigurada el pasado mes de enero, cuando su exnovio, Edson Tavares, de 29 años y natural de Cabo Verde, se presentaba a las puertas de su casa para rociarle la cara con ácido. Mientras la joven notaba los efectos del ácido en su rostro, sólo pedía a Dios “que me quitara la belleza pero no la vista”.

Ahora, por primera vez, Notaro ha acudido a un programa de televisión, concretamente al ‘Maurizio Costanzo Show’, para mostrar los efectos devastadores que el ácido provocó en su cara. Llegó al plató cubierta con una bufanda que escondía su rostro pero, durante el programa, decidió mostrarse tal cual: “Prefiero quitármelo. Quiero que se vea todo lo que me ha hecho Edson, el hombre que decía que me amaba. Esto no es amor”.

Su cara ha quedado completamente desfigurada y su ojo izquierdo siempre se mantiene vendado porque, tras varias operaciones en un intento desesperado por salvarle la vista, por el momento todavía no ha habido suerte. "Durante años no podré mirar al sol sino con máscaras y vendada. No podré hacer el baño con mis amados delfines, porque el cloro sería devastador. No perdono a Edson, pero no lo odio", ha asegurado.

Ya antes de la agresión, Gessica había denunciado a su exnovio por persecución y amenazas. El juez además había emitido una orden de alejamiento y, una vez que Edson cumpla con su sentencia en la cárcel de Forli, será expulsado de Italia.