El cuerpazo de Irina Shayk tras su embarazo no ha dejado indiferente a nadie en sus redes sociales. La modelo, que dio a luz hace nada, ha reaparecido en su Instagram con una foto en bikini donde muestra su increíble figura.

Irina ha sido la prueba de que a las modelos cada vez se recuperan más rápido de sus embarazos. Parece ser que hacer ejercicio y llevar una dieta equilibrada durante el embarazo pueden ser alguno de los trucos que practican las tops para estar perfectas después de dar a luz.

La última imagen de Irina en la que la top rusa aparece tumbada en un flotador gigante en una piscina, posando con sus estupendas curvas, ha conseguido más de 600 comentarios y lleva ya 182.000 likes en Instagram.