Llega una nueva era para Estados Unidos. Después de ocho años con Barack Obama a la cabeza de la gran potencia americana, se despide de la Casa Blanca para dejar la presidencia en manos de Donald Trump. Hoy, el presidente electo jura su cargo ante la máxima autoridad del Tribunal Supremo, el juez John Roberts, en una ceremonia celebrada en el Capitolio en Washington DC.

Pero una de las grandes protagonistas de la jornada es la primera dama, Melania Trump. La exmodelo tenía todos los ojos encima y su look era algo de lo más cuestionado. Después de los numerosos comentarios sobre los diseñadores que vestirían y que no a la mujer de Trump, su outfit era toda una incógnita. Además, la duda sobre si sería un diseñador europeo o americano el encargado de su vestido, había despertado mucho interés. Todos esperábamos expectantes ver aparecer a Melania junto Donald acudir al acto de investidura.

Y parece que el look elegido no ha decepcionado. Ha confiado en Ralph Lauren, una firma americana que este año celebra su 50 aniversario, que ha sido una muestra de apoyo a la moda de su país. Aunque hay que señalar, que para la cena previa a los actos de investidura, el look elegido fue diseñado por Reem Acra, un elegante vestido con lentejuelas en dorado que resaltaba sus curvas.

El outfit elegido para el día de hoy consta de un vestido en tono azul celeste hecho a medida, con guantes y zapatos a juego, y una chaqueta en el mismo color que el vestido, con un favorecedor y original cuello. Derrochaba elegancia y sobriedad y ha recordado al icónico estilo de Jackie Kennedy, especialmente por los tonos pastel, las chaquetas a juego a los vestidos y las mangas que dejaban ver los guantes. Es evidente que ha sido su principal referente para entrar en la Casa Blanca con buen pie.

Michelle Obama, Melania Trump, Donald Trump y Barack Obama | GTres