Lapo Elkann, nieto del fallecido heredero de la casa Fiat, Gianni Agnelli, viajó el pasado jueves por la tarde a Manhattan para celebrar Acción de Gracias. Pero su fiesta se tornó en pasar dos días acompañado por una prostituta, alcohol y drogas.

Así que cuando se le acabó el dinero, se lo pidió prestado a su acompañante, y para devolvérselo no se le ocurrió otra cosa que fingir su propio secuestro y pedir un rescate de 10.000 dólares a su familia, según explica la agencia EFE.

El italiano de 39 años contó a su familia que estaba retenido contra su voluntad por una mujer. Los Agnelli organizaron la entrega de dinero en colaboración con la policía. Pero los agentes en cuanto llegaron se dieron cuenta de que todo era falso y detuvieron a la pareja, aunque más tarde dejaron en libertad a la prostituta que no tenía nada que ver con el montaje, tal y como explica el diario La Repubblica.

Elkann tendrá que comparecer ante la corte neoyorquina el 25 de enero. No es la primera vez que el italiano la lía: en octubre de 2005 fue ingresado en coma por una sobredosis de cocaína, droga que consumió junto a una prostituta transgénero. Por aquel entonces tenía 28 años y trabajaba como responsable de la promoción de Fiat por todo el mundo, y lo cierto es que sus ideas de marketing hicieron resurgir la firma automovilística. Pero en la actualidad permanece alejado de la empresa familiar y está al frente de su firma de moda, Italia Independent.