Las hermanas Jenner la han liado parda con su nueva línea de camisetas que ha provocado el enfado de muchos de sus seguidores. Incluso la madre de Biggie Smalls, el rapero estadounidense fallecido en 1997, ha manifestado su cabreo al no haberle pedido permiso para usar la foto de su hijo.

Debido a la polémica, Kylie y Kendall Jenner han tenido que retirar todas las camisetas del mercado, además de borrar todas las imágenes que habían compartido en sus redes para promocionar el lanzamiento de la colección.

Pero el asunto no ha quedado ahí, han tenido que pedir disculpas a través de su cuenta de Twitter aclarando que su intención no era para nada faltarle el respeto a nadie. Pero aunque la madre de Biggie Smalls ha agradecido este gesto, no ha perdonado por completo a las Jenner: "Este asunto aún no se ha resuelto", decía la madre a Billboard.

Esperemos que este tema no pase a mayores, tal y como Kendall y Kylie han manifestado, de los errores se aprende.