En octubre del pasado año fue la mayor del clan Kardashian-Jenner, Kim Kardashian, la víctima de un atraco a punta de pistola durante la Semana de la Moda de París. A la millonaria empresaria le robaron joyas y lujosos objetos que fueron valorados en más de 10 millones de dólares. El incidente provocó graves problemas a la celebrity de los que le ha costado recuperarse y por los que se mantuvo alejada de la vida pública durante un tiempo, y ahora le ha tocado el turno a Kendall Jenner.

La modelo ha sido víctima de un robo en su propia casa que ha sucedido el pasado miércoles. Parece que las millonarias hermanas se han convertido en el objetivo de los ladrones. Tal y como se pudo conocer después de las investigaciones que se llevaron a cabo tras el robo que sufrió Kim, parte de la culpa la tienen las redes sociales, donde presumen de sus carísimos objetos poniéndole el trabajo fácil a los ladrones. Pero tampoco hay que olvidar la oleada de robos que están sufriendo los famosos recientemente.

Según ha informado TMZ en la noche del miércoles, cuando sucedió el incidente, la maniquí había organizado una fiesta en su casa, que abandonó a medianoche. Al parecer, al regresar a su vivienda se dio cuenta de que alguien había robado sus joyas y alertó a las autoridades. Aunque por el momento se continúa investigando y no se conoce quienes pueden ser los autores del delito, la policía ha asegurado que los accesos a la vivienda no fueron forzados.