Fue a mediados de 2015 cuando Caitlyn Jenner apareció públicamente después de haberse sometido a un cambio de sexo, una complicada decisión que tomó gracias al apoyo de su familia. Rápidamente, tras presentarse con su nueva imagen, su exmujer y sus hijas recurrieron a las redes sociales para escribir mensajes de apoyo y demostrar lo orgullosas que estaban de que hubiese tomado la decisión.

Ahora, un tiempo después, su hija Kendall Jenner ha concedido una de sus entrevistas más personales donde ha hablado sobre lo que sintió al ver a su padre después de cambiarse de sexo. Parece que a ella y a su hermana Kylie no les pilló por sorpresa. "Fue como una investigación durante mucho tiempo. Encontrábamos pequeñas cosas y pensábamos: no es normal. Por un momento decíamos ¿la está engañando? (a su madre) y luego, no creo", comentó la modelo en la entrevista que ha concedido a la revista Harper's Bazaar.

Al parecer, cuando Caitlyn comentó lo que le ocurría su hija se lo imaginaba: "Cuando nos lo dijo y nos contó que iba a ser algo real, fueron un par de meses muy emotivos". Tal y como ha confesado ya había visto a su padre vestido de mujer de madrugada y por eso tampoco le sorprendió: "Mi corazón se cayó. Es cuando se vestía como ella misma, a las cuatro de la madrugada antes de que nos despertáramos. Así que, durante un segundo, fue como Wow".

Fueron momentos complicado para el clan Kardashian-Jenner, pero según ha declarado la modelo al medio mencionado anteriormente, ahora todos están encantados con el cambio de sexo de su padre aunque tuviese miedo en un primer momento: "Si me ponía a hablar de ello lloraba porque es como estar de luto por alguien, como perder a alguien. La persona está ahí, claro, pero físicamente estás perdiendo a alguien. Era mi padre con el que crecí y me crie. Fue un periodo de reajuste, claro. Pero honestamente, te das cuenta de que esta persona todavía está viva, todavía está ahí. Todavía son una bendición y aún son increíbles. Me di cuenta de que tenía que dar gracias porque aún tenía a mi padre. Se convirtió en algo normal. Fue como: vale, bien", explicó Kendall.