El conocido como el Ken humano, Rodrigo Alves, ha entrado finalmente en el libro Guinness de los Récords tras haber sido nombrado como el hombre que se ha sometido a más tratamientos estéticos del mundo.

Después de su último tratamiento, en el que se ha 'quemado' la cara a través de un sistema de rayos láser CO2 (también conocido como dermoabrasión), se ha convertido en el hombre que más veces se ha 'retocado'.

Una vida que gira en torno a las operaciones estéticas, y es que como el mismo ha confesado, tras someterse a un sinfín de retoques su vida parece que ha cobrado sentido: "Antes de operarme, mi alma y mi personalidad no estaban cómodas con mi cuerpo, ahora me he encontrado a mí mismo con la nueva apariencia".