En julio de 2015 salía a la luz que Kate Moss y su marido el músico Jamie Hince, con el que se casó en el 2011, habían iniciado los trámites de divorcio. Un proceso que acaba de hacerse oficial, tal y como dice el diario Daily Mail, por lo que la modelo británica de 42 años vuelve a ser soltera.

Al parecer el divorcio ha sido en términos amistosos y ambos han llegado a un acuerdo sin tener que meterse en batallas legales: "Se pusieron de acuerdo hace tiempo y ninguno de los dos ha querido hacer un espectáculo de esto", ha confirmado una fuente cercana a la pareja al Mirror. "En su lugar, los dos acordaron sus cosas entre ellos y poco a poco han hecho formal su ruptura sin tener que luchar en los juzgados".

Según apuntan los medios británicos Moss se habría quedado con la mayor parte de la riqueza, mientras que el músico conserva las posesiones que obtuvieron durante su matrimonio, como pinturas y obras de arte.

La top rehízo su vida sentimental hace unos meses con el joven de 29 años de origen alemán pero criado en Londres Nikolai von Bismarck. Un aristócrata descendiente del canciller alemán Otto von Bismarck con el que se le vio de vacaciones en Venecia no hace mucho.