Jennifer Lawrence ha demostrado que reciclar está de moda. Y es que es lógico que siendo una famosa que se pasea casi semana tras semana por alfombras rojas, no tenga problemas en elegir qué vestido se pondrá para la boda de su gran amiga, Amy Schumer.

Con un vestidor repleto con diseños de ensueño, Lawrence ha decidido recuperar uno de estos vestidos y lucirlo de nuevo en la boda de Schumer.

Un vestido que lució hace dos meses sobre la alfombra roja de desayuno anual Power 100 de The Hollywood Reporter y en el que ahora se ha vuelto a enfundar pero dándole un toque más desenfadado desabrochándose los botones.