El diseñador Jean Paul Gaultier sueña un invierno cargado de seres halados cuyas plumas anidan en faldas, abrigos e incluso en los rellenos de los escotes. Aves de todo tipo se presentan convertidas en prendas en un invierno en el que frío será la razón para lucir faldas y abrigos de impresionante composición.

El agallo, la avestruz y el cisne se pasean en hombres y mujeres. Jean Paul Gaultier aprovecha el lanzamiento de su perfume masculino para hacer desfilar su colección de  moda masculina.

La paleta se reduce a los negros, combinados con plata para la noche y el beige se conjuga en escotes y vestidos bordados. Como broche final una novia blanca, recuerda a aquella Madonna de los 80, frente a una novia punk. Guiño a la película ‘El cisne negro’ en la que se inspira toda la colección.