Irina Shayk ha sorprendido durante su visita a la pasarela masculina de Milán apareciendo con un nuevo look. La modelo rusa se ha atrevido con un cambio de imagen, Irina se ha atrevido a cortarse el pelo y ha apostado por una melena bob cortita, flequillo y un color castaño mucho más claro.

Un estilo muy diferente al que nos tiene acostumbrados, y es que Irina suele ser una modelo muy fiel a su imagen 'de siempre', por esto este cambio ha sido tan comentado.

Muchas compañeras de profesión como Bella Hadid, Rosie Huntington-Witheley o Lily Aldridge piropeaban a la rusa alabando su cambio.