Irina Shayk está viviendo uno de sus momentos más dulces tanto profesional como personalmente. Y es que desde que se mudara a Estados Unidos e iniciara una relación con el actor de Hollywood Bradley Cooper la modelo ha alcanzado uno de sus mejores momentos.

Además, desde que desfilara el pasado mes de noviembre para la firma de lencería Victoria´s Secret la top rusa es una de las modelos más buscadas tras anunciar sobre la pasarela que estaba embarazada tras varias semanas de rumores.

Una buena noticia a la que ahora se sumaría un posible compromiso. La alarma sobre una boda entre Irina y Shayk ha saltado tras pillar a la modelo saliendo de un centro de belleza luciendo un impresionante anillo de compromiso en su mano izquierda, tal y como podemos ver en estas imágenes. Un anillo formado por una esmeralda ribeteada con diamantes.

Este sería el primer matrimonio para Shayk mientras que para Cooper sería su segundo enlace después de separarse en el año 2007 de la actriz Jennifer Esposito con quien duro cuatro meses de matrimonio.

La intérprete de 'Ley y Orden' tras divorciarse del actor que en 16 semanas de matrimonio, descubrió a un tipo divertido, inteligente, guapo y, también, a un hombre "engreído, arrogante, manipulador, frío y con una personalidad cambiante".

Una vez divorciado Bradley mantuvo alguna que otra relación sonada, primero con Rennée Zellwegger, con la que estuvo dos años. Más tarde entraron en su vida Jennifer López, Zoe Saldana y la modelo británica Suki Waterhouse, hasta que por fin Irina acabó conquistándole tras poner fin a su noviazgo con CR7.