Irina Shayk se ha convertido en una de las protagonistas de la alfombra roja de The Fashion Awards que se celebraron este pasado lunes en Londres.

La modelo acudió al evento con un alucinante vestido gris de Burberry diseñado por su gran amigo Riccardo Tisci con el que marcaba su espectacular figura presumiendo de piernas con una impresionante apertura.

Pero si hubo algo del estilismo de Irina Shayk que llamó especialmente la atención fue su escaso maquillaje, la top rusa derrochó naturalidad con un make up muy escaso con el que prácticamente parecía que no iba maquillada.

Seguro que te interesa...

La prueba de que la hija de Irina Shayk y Bradley Cooper ha heredado el estilazo de su madre