Heidi Klumes la reina de Halloween. Así lo demuestra cada año en su tradicional fiesta donde su disfraz es lo más esperado de la noche.

Este año ha sorprendido vestida de Fiona. ¡Y no sólo eso! Sino que su chico, Tom Kaulitz, se ha disfrazado de Shrek. Juntos han llegado en una elaborada carroza, la misma que la de la película, y hasta han paseado un cochecito de bebé, una reproducción muy fiel al que aparece en el film de animación.

Heidi ha tenido que estar ocho horas sentada en la sala de maquillaje para ser una auténtica Fiona. Y es que solo ella podría conseguir tan fielmente convertirse en una Fiona en la vida real.