Harry Styles está viviendo uno de los grandes momentos de su carrera musical. El cantante acaba de empezar su gira en solitario con un concierto en San Francisco en el que demostró una vez más el gran artista que es. Pero un detalle de esta gran noche para el artista ha provocado el enfado de sus seguidores.

Parece que los fans que acudieron al concierto se quedaron en shock al ver el precio de las camisetas que se vendían dentro del recinto. Aquellos que fueron con la idea de comprarse una de la talla grande se llevaron la sorpresa de que éstas costaban más que aquellas con de talla más pequeña. Una gran diferencia de precio por el mero hecho de ser de tallas distintas.

Los seguidores de Styles, indignados por lo que estaban viendo, le hicieron una fotografía a la lista de precios del stand de merchandise y la compartieron en Twitter mostrando su enfado. A partir de la talla L las camisetas empezaban a subir cinco dólares más, eso sin contar que las demás más pequeñas ya costaban 40 dólares.

Algunos usuarios en las redes quisieron quitarle importancia al asunto y justificarlo diciendo que al ser una talla más grande era más tela la que se necesitaba. Aunque esta explicación no convenció a nadie. Al final tuvo que salir la promotora del concierto del cantante explicando que ni Harry ni su equipo habían tenido nada que ver con esta decisión pero que tenían la intención de modificar los precios y ponerlos todos iguales.