El sueño de Génesis Dávila duró sólo una semana. El pasado 16 de julio, la modelo fue coronada como Miss Florida USA 2017 desbancando a Linette de Santos y al resto de las 643participantes. Pero el productor del certamen, Grant Gravitt, ha decidido retirar el título a Dávila después de haber recibido más de 30 fotos que mostraban a la exmiss utilizando maquillador y peluquero profesional, algo prohibido por las normas del concurso. Incluso, una de las imágenes fue publicada por la protagonista en su perfil de Instagram. "Sea algo grave o algo mínimo, se trata de mantener la igualdad y respetar la competencia. Desafortunadamente, la ganadora del título empleó una ventaja injusta y eso simplemente no es aceptable en nuestro sistema", declaró el productor.

Génesis no se ha conformado en ver como Linette se alza con la corona y ha querido enzarzase en una batalla judicial contra la organización para defender su inocencia. La abogada de la acusada ha asegurado que la foto publicada pertenece a una semana anterior a que se celebrase el evento y por tanto, exige 13 millones de euros para compensar los daños causados.

Dávila asegura haberse enterado de la noticia a través de Facebook en el momento que iba a firmar el contrato por lo que le tomó por sorpresa y está "destruida". Aunque el motivo habría sido el haberse saltado las normas, la defensa de Dávila segura que Gravitt quería favorecer a otra concursante.