Terry Richardson ha sido considerado hasta el momento uno de los mejores fotógrafos de moda después de trabajar para famosos como Beyoncé, Miley Cyrus, Lady Gaga o Madonna. Pero su buena fama mundial ha terminado después de conocerse las acusaciones de abuso sexual a sus modelos y ser apodado como el Harvey Weinstein de la moda.

Según ha comentado The Telegraph, Terry ha sido vetado de las grandes revistas de moda de la editorial Condé Nast Internacional después de que el vicepresidente les haya prohibido "con efecto inmediato" volver a trabajar con el fotógrafo. Por lo que revistas como Vogue, GQ o Vanity Fair dejarán de publicar las imágenes de Richardson en sus páginas.

A pesar de conocerse ahora el deseo de terminar con el trabajo de Terry, sus modelos acosadas ya comenzaron en 2014 una campaña en Twitter para boicotear al fotógrafo.