La diseñadora de moda cordobesa Juana Martín tiene problemas con la justicia. La Fiscalía Anticorrupción ha solicitado ocho años de cárcel por los delitos de malversación y prevaricación cometidos tras las ayudas recibidas entre 2006 y 2011 de la Junta de Andalucía. La petición de cárcel se recoge en un escrito de acusación de la investigación judicial sobre la sociedad pública Invercaria que tiene varias piezas.

En lo que se refiere a la diseñadora, piden ocho años de prisión para ella y la inhabilitación del expresidente de la sociedad, Tomás Pérez Sauquillo, por los delitos de malversación y prevaricación por la concesión de las ayudas. Además, para los exdirectivos pide seis años y seis meses de prisión e inhabilitación por haber cometido los mismos delitos, que ha supuesto un perjuicio económico de 170.000 euros.

La primera vez que la empresa de Juana Martín declaró por esta acusación fue en 2014, y desde entonces se aseguró que la empresa de diseño de moda e Invercaria llevaban desde enero de 2006 con las operaciones fraudulentas, que se han ido sucediendo tanto en la constitución de la empresa como en las posteriores colecciones de moda que se han ido lanzando.

Además de la petición de prisión que ha solicitado la Fiscalía, los juzgados de Córdoba han pedido otros tres años de cárcel por un supuesto delito de alzamiento de bienes que habría cometido con un inmueble embargado.