Para aquella ocasión, Mónica Cruz se enfundó un vestido con el que era imposible no clavar los ojos en ella. Cuajado de paillettes, su modelito estaba diseñado para brillar gracias a los colores fucsia y plateado. Se trataba de una creación asimétrica con transparencias de Jeremy Scott para Moschino.

Entonces nadie reparó en que ese mismo vestido hacía casi dos meses que lo había lucido con acierto la modelo y ángel de Victoria's Secret Taylor Hill para asistir a los MTV Video Music Awards, premios a los que fue con su amiga Jasmine Tookes, quien hace solo unos días hemos conocido que será la encargada de lucir el Fantasy Bra en el desfile de Victoria's Secret del próximo noviembre.

A diferencia de la hermana de Penélope, que estaba espectacularmente maquillada y peinada, la modelo se decantó por un recogido y maquilló los ojos con mucho eyeliner para conseguir unos ojos de gata. Quizá cambiando su icónica melena con volumen por un moño de bailarina el look de Mónica hubiera sido tan acertado como el de Taylor, a la que ya se le conoce como la sucesora de Gigi Hadid y Kendall Jenner sobre las pasarelas.

Mónica Cruz VS. Taylor Hill | Celebrities.es