Aunque aparentemente parece seria, Victoria Beckham ha desvelado su lado más oculto. La diseñadora de moda ha concedido una de sus entrevistas más personales para la edición británica de la revista ELLE, donde protagoniza la portada del mes de mayo. Además de hablar sobre su vida familiar y su marido, David Beckham, para quien solo tiene elogios, ha recordado su trayectoria musical junto a las 'Spice Girls', y ha asegurado ser divertida y risueña.

Victoria hace todo lo posible para no sonreír a los fotógrafos que siguen de cerca cada uno de los pasos que da, pero eso no significa que no sea divertida y ha querido dejarlo claro. "Me gusta tomarme algo y pasar un rato realmente divertido. Soy un punto a favor en una cena, lo que me gusta es relajarme y echarme unas risas. Me gusta divertirme, y creo que eso a menudo sorprende a la gente", explicaba en la entrevista que ha concedida a la publicación mencionada anteriormente.

Además, ha vuelto a demostrar lo enamorada que está de su marido y la pareja tan sólida que tienen. La diseñadora solo ha tenido buenas palabras para David Beckham: "En la próxima semana de la moda, los niños irán a Nueva York y, mientras yo esté trabajando, David los llevará a museos y a cenar fuera el sábado por la noche. Ya lo está planeando. Así es como se demuestra apoyo en un matrimonio. Esto es lo que hace buena a una pareja". Y es que no teníamos ninguna duda de que el exfutbolista era todo un padrazo, pues lo ha demostrado en numerosas ocasiones, pero estas declaraciones lo han confirmado.

Su vida de pareja es complicada, pues ambos tienen agendas apretadas, pero hacen todo lo posible por mantenerse unidos aunque sea en la distancia: "David y yo respetamos que cada uno de nosotros estamos muy, muy ocupados; cada uno llevamos a cabo grandes negocios, pero cogemos los teléfonos y simplemente hablamos", confesaba Victoria.

Pero esto no es todo. La mujer del exjugador ha hablado también sobre su pasado en el grupo musical 'Spice Girls' y ha reconocido que sabía que nunca fue la mejor cantante ni la mejor bailarina, pero no se arrepiente, pues aprendió mucho durante esos años y ahora lo pone en práctica en su trayectoria en el mundo de la moda: "La puesta en escena, la iluminación, el vestuario... el pack me encantó. Pero amo la moda, ese es mi interés genuino. Cuando me fijo en mi pasado, la manera en la que me vestía y me comportaba, probablemente era un síntoma de mis inseguridades".

Victoria, que ha posado impresionante para la revista, ha demostrado que detrás de su apariencia seria hay una mujer divertida amante de su familia.