Celebrities » Fashion

¡EL OTOÑO LAS CONFUNDE!

Cómo perder el glamour bajo la lluvia en tres sencillos pasos

El otoño ya ha llegado y con él los adorables chaparrones que impiden lucir la imagen glamourosa y cuidada que acostumbran nuestras celebrities… Y es que parece que cuando guardan el bañador en el cajón hacen lo mismo con su estilo… ¿Quieres ver cómo pierden el glamour bajo la lluvía en sólo tres pasos? ¡Compruébalo con tus propios ojos!

Publicidad

El otoño ha llegado y con él sus queridas lluvias, pero parece que nuestras celebrities no saben mantener el estilo y glamour que las caracteriza. Y es que cuando llega un buen chaparrón cantan y mucho bajo el agua...

A la hora de sacar al paragüas, Courtney Cox, la Duquesa de Alba, Camila Parker o Dakota Fanning lucen con mucha gracia sus cuerpos serranos pero olvidan su lado más chic en el ropero.. Algunas prefieren llevar auténticas sombrillas a modo de paragüas como Leighton Meester o la pequeña Suri Cruise. Aunque la medalla al complemento más hortera se lo lleva María Valverde quien a pesar de tener una generosa cuenta corriente prefiere comprar sus paraguas en la tienda de todo a 100 más cercana a su casa…

Pero sin duda alguna el momento paragüas más romántico es el protagonizado por Justin Theroux y Jennifer Aniston que no se despegan ni un segundo desde que se conocieron... ¡Cuánto amor bajo la lluvia!

Las más originales optan por refugiarse debajo de una bolsa. Sí, sí. La perdida de glamur en este caso es total. Una costumbre muy ‘yayi’ al estilo de las abuelas a las que les pilla la lluvia desprevenidas. Y sino que se lo digan a Betty White, Eugenia Martínez de Irujo o a la mismísima Kim Kardashian.

El paso tres y, sin duda el más comodón, es el del chubasquero, una prenda que resta miles de puntos a su glamour y que nos deja imágenes como las protagonizadas por el maridito de Katy PerryRussell Brand.

Y es que en la escuela de la fama se les olvidó aprender una gran lección: cuando caiga un chaparrón no perdáis nunca vuestro glamour.

Publicidad