Chanel Iman no tiene pelos en la lengua. La modelo ha protestado por lo complicado que es hacerse un hueco en el mundo de la moda teniendo la piel oscura. Aunque entre 2009 y 2011 se convirtió en uno de los cotizados ángeles de Victoria's Secret, todavía sigue luchando por protagonizar campañas para diferentes marcas siendo de origen afroamericano.

"Ellos dicen: ya tenemos una modelo negra, no necesitamos otra en este momento. Me siento muy desanimada. Me entristece", confiesa en una entrevista para el medio Sunday Times. La modelo habla sin tapujos del racismo que sufre en su profesión y considera que debería haber una mayor integración de modelos negras en los desfiles de las principales semanas de la moda: "Es muy común ver desfiles en Nueva York y en Europa en las que aparecen solo modelos blacas. Y también tendrían que contar con las demás", apunta.

Karl Lagerfeld, director creativo de Chanel, declaró: "No me gusta la belleza convencional, no hay belleza sin rareza". El fotógrafo Steven Meisel también apoya a Iman con sus palabras: "Muchas veces pregunto a mis clientes si quieren a chicas negras en portada, pero dicen que así no se vende tanto". Ava Clarke y Chantelle Winnie son dos claros ejemplos. La primera, a su corta edad, ha conseguido acaparar distintos editoriales para Vogue precisamente por ser albina y de raza negra y la segunda, es conocida por ser la primera modelo con vitíligo en fichar por Desigual.