Si tuviéramos que describir a Kylie Jenner, a parte de su despampanante figura y sus gruesos labios fruto de los retoquitos estéticos, destacaríamos su característica media melena de color negro.

Aunque alguna que otra vez se ha atrevido a lucir largas melenas de colores bastante llamativos, como el lila de la Met Gala 2019 o el rojo fucsia para encarnar a la mismísima sirenita Ariel en Halloween, rara es la ocasión en la que prescinde de las pelucas y se arriesga tiñendo su pelo.

Recién estrenada su maternidad y como precedente de una nueva etapa en su vida, Kylie Jenner volvió a la vida pública con una sorprendente melena rubia platino que dejó a todos boquiabiertos. Después de eso, aprovechó la decoloración y alternó durante un breve período de tiempo el pelo rosa y de nuevo el rubio, pero finalmente volvió a su color natural: el negro. Pues bien, después de un año de morena ha vuelto a teñirse el pelo. Eso sí, esta vez ha probado con un color totalmente diferente a lo que nos tiene acostumbrados.

La estrella de 'Keeping Up With The Kardashians' ha compartido un selfie en sus redes sociales en la que ha mostrado su nuevo cambio de look. Esta vez, además de ponerse sus típicas extensiones, Kylie Jenner ha apostado por un tono 'bronde' que entremezcla el castaño y el rubio, aclarándose poco a poco según llega a las puntas. Sin duda, un color muy favorecedor que se ha convertido en todo un acierto y ha desatado los elogios de sus seguidores.

Seguro que te interesa...

Rosalía, invitada especial del excéntrico cumpleaños de Stormi, la hija de Kylie Jenner