Blanca Suárez asistió hace unos días a la boda de Marta Tegal, responsable de relaciones públicas de Adidas, y su chico, Daniel Nuviala. Para la ocasión la actriz eligió un arriesgado look de invitada.

Blanca apostó por un vestido lencero asimétrico de color azul marino que combinó con un cinturón dorado. Entre encaje y encaje, lo que sí se dejaba ver es que blanca usó ropa interior blanca, que no fue la mejor elección.

La ropa interior se deja ver a través del encaje | Gtres

Lo más llamativo de su look fueron sus complementos, ya que para la ocasión optó por ponerse una gran cantidad de sus piercings combinados con unos maxi pendientes dorados en forma de estrella y en la nariz su septum de quita y pon.

Para rematar el estilismo optó por una pulida coleta, unas gafas de tendencia y un bolso caja en negro. Un arriesgado y atrevido look no apto para todos los públicos…