Andrés Burguera, el hijo de Andrés Pajares, ha evolucionado en los últimos años no solo profesional sino también físicamente.

Ahora es tripulante de cabina de una reconocidísima línea aérea. Pero además en su perfil de Instagram se define como actor, presentador, modelo, emprendedor y comunicador.

Aparte de su curriculum, lo que también ha sufrido un enorme cambio ha sido su físico. Muy preocupado por su imagen, se nota que se ha sometido a algún que otro retoque estético. De hecho la revista Semana saca a la luz lo último que se ha hecho.

Según la publicación se trata de una liposucción. Una intervención que ronda los 4.000 euros y por la cual Andrés tendrá que guardar reposo y llevar una faja especial durante al menos un mes.