Winona Ryder era, sin duda alguna, una de las reapariciones más esperadas de la noche. La actriz llevaba 23 años sin pisar la alfombra roja de los Globos de Oro, pero en esta ocasión no ha querido perderse la gala, sobre todo por su nominación a Mejor Actriz de Serie Dramática por ‘Stranger Things’.

Su vuelta ha sido todo un éxito, no sólo en la red carpet sino especialmente en la pequeña pantalla. Para la ocasión ha elegido un vestido negro de escote corazón y voluminosa falda firmado por Viktor & Rolf, aunque hubiera puesto el broche de oro a su gran noche si además se hubiera llevado el galardón, ¡una pena!

Y es que desde que en 1990 fuera nominada por su papel en ‘Las sirenas’ y en 1994 ganara el premio a Mejor Actiriz de Reparto por la película ‘La edad de la inociencia’, Winona no había vuelto a asistir a los Globos de Oro. Toda una hazaña que la ha hecho convertirse en la protagonista de la velada.