Si creíamos que no existían los extraterrestres, Vinny Ohh ha demostrado lo contrario después de haberse sometido a 100 operaciones desde que tenía 17 años. Lo que parecían ser simples retoques le han llevado a gastarse 50.000 dólares en una transformación.

Su propósito va más allá de maquillarse, el bisturí le ha transformado de pies a cabeza. "Quiero ser un alienígena asexual. Quiero reflejar por fuera cómo me siento por dentro. La imagen general que quiero es la de un alienígena. Quiero ser un hibrido; ni un hombre ni una mujer", explica el extraterrestre.

Gracias a estos cambios, Vinny ha cumplido su deseo de convertirse en una persona nueva con un aspecto diferente. Según considera el modelo, él no es ni hombre ni mujer y así es como intenta retratarlo a través de su apariencia. "No quiero que la gente piense que estoy intentando convertirme en una mujer. Podría vivir sin órganos sexuales así que por qué debería tener un pene o una vagina", afirma, explicando que ahora se plantea someterse a más operaciones para extraer sus genitales, los pezones y su ombligo.