David y Victoria Beckham están inmersos de lleno en la búsqueda de una nueva casa. La pareja ha puesto a la venta su propiedad de Bel Air por 17 millones más de lo que les costó, y ahora acaban de enamorarse de una ‘joya’ en Los Ángeles que está valorada en 208 millones de dólares.

La mansión, en la que anteriormente residió Petra Stunt, hija del magnate de la Fórmula 1 Bernie Ecclestone, tiene una superficie de 56.000 metros cuadrados y 123 estancias.

Los Beckham han pedido a los agentes inmobiliarios una serie de requisitos imprescindibles, como una piscina, una cancha de tenis, un gimnasio, una bolera, cuatro garajes y espacio para aparcar 100 coches. Además, también tiene que tener espacio suficiente para hacer una pasarela que sirva a Vicky en su trabajo y una zona reservada para el mayor de sus hijos Brooklyn y sus amigos. A ello también habría que añadir un estudio de baile para Harper y otro de grabación para Cruz.