Kim Kardashian es la reina de los estilismos arriesgados pero quizás el último sea el más extravagante que hayamos visto hasta la fecha. La celebrity no ha dudado a la hora de plantarse un vestido transparente que poco o nada deja a la imaginación.

El vestido, que está fabricado en PVC, deja ver perfectamente la ropa interior nude Kim. Si no fuera por el abrigo de color camel que ha conjuntado con el vestido, Kim enseñaría todo. Para completar el look, Kim ha tirado de más transparencias y se ha puesto unos tacones, también transparentes, que pertenecen a la colección Season 6 de Yeezy que ha diseñado su marido Kanye West.

La fotografía de Kim no ha pasado desapercibida y ha desatado la locura de sus seguidores que no han visto con buenos ojos este nuevo look, entre los comentarios se podían leer cosas como: "Esta foto es la muestra de que el dinero no puede comprar la clase ni la elegancia" o "¿Soy la única que he pensado en una cortina de ducha cuando he visto el vestido?".

Visto esto, ¿con qué nos podrá sorprender Kim la próxima vez?