Celebrities » Hollywood

HAN FALLECIDO CON UN DÍA DE DIFERENCIA

La tormentosa relación de Carrie Fisher con su madre Debbie Reynolds

La muerte de Carrie Fisher, que dio vida a la princesa Leia en 'Stars Wars: La Guerra de las Galaxias', pilló a todo el mundo por sorpresa. Mientras que las redes sociales lloraban su pérdida, días después de la Navidad, un día más tarde moría su madre Debbie Reynolds en Los Ángeles. Los fans de las actrices se han quedado de piedra y todo el mundo ha hablado de este hecho que no ha dejado impasible a nadie. Sin embargo, la relación entre madre e hija no fue siempre tan idílica, de hecho hubo un tiempo en el que fue bastante complicada y tormentosa.

La actriz Debbie Reynolds posa junto a su hija Carrie Fisher

Agencias La actriz Debbie Reynolds posa junto a su hija Carrie Fisher

Publicidad

La madre de Carrie Fisher, la princesa Leia en 'Stars Wars', ha fallecido justo un día después que su hija en Los Ángeles, como consecuencia de un derrame cerebral. Los fans de las actrices se han quedado totalmente consternados, aunque la relación entre Carrie y Debbie Reynolds no siempre fue tan idílica como parecía ahora.

Todd Fisher, el hermano de Carrie, ha declarado que su madre quería estar con ella y que "de hecho, ahora están juntas". Sin embargo, la relación entre ambas ha pasado por bastantes altibajos, incluso hubo un tiempo en el que fue bastante tormentosa y complicada, según reveló la propia Debbie durante algunas de sus entrevistas.

"A Carrie le llevó treinta años ser feliz conmigo. Nunca he sabido cuál fue el verdadero problema. Tuve que trabajar en ello mucho", confesaba Reynolds a la revista People. "Siempre he sido una buena madre, aunque siempre he pertenecido al mundo del espectáculo. No cocino galletitas ni me quedo en casa", concluía.

Durante una entrevista con Oprah Winfrey, madre e hija confesaron en el 2011 que las drogas y el alcohol les había separado. "Tuvimos una relación volátil cuando tenía 20 años. No quería estar a su lado, no quería ser la hija de Debbie Reynolds", confesó Carrie, asegurando que ya habían superado ese bache.

Actualmente disfrutaban de una estrecha relación y se entendían a las mil maravillas. "Ser mi hija fue difícil para Carrie porque en la escuela el profesor la llamaba Debbie. Pero supongo que no estaba tan mal porque ahora yo soy la madre de la princesa Leia en cualquier sitio al que voy", dijo bromeando Debbie.

Publicidad