Nicola Kidman ha tomado la decisión de arreglar la situación con sus hijos, Connor e Isabella, a pesar de los continuos desplantes a los que ha tenido que hacer frente tanto por su parte como por la de su padre, Tom Cruise, quien le negó la presencia en la boda de Connor en marzo.

Y el motivo tiene mucho que ver con la religión que profesan y que considera a Nicole como una persona non-grata después de su divorcio con Cruise, ya que los niños escogieron por aquel entonces permanecer junto a su padre y seguir formándose dentro de la Iglesia de la Cienciología.

Sin embargo, Nicole no cesa en los intentos por recuperar a sus hijos, tal y como ha señalado en las últimas declaraciones que ha hecho a la revista Red Magazine: "La maternidad es un viaje. Habrá picos y valles increíbles, tanto si eres una madre adoptiva como una madre biológica. Lo que un niño necesita es amor". Además, añadía al medio Who.com.au lo siguiente: "Ellos han elegido la Cienciología y es nuestro deber como padres ofrecerles amor incondicional".

Y es que al parecer la actriz ya ha comenzado a aceptar la religión de sus hijos, por lo que ahora quiere recuperar la relación con ellos tras años distanciados. Un acercamiento que podría estar dando sus frutos, ya que su hija ha llamado a su nueva línea de moda con el apellido de su madre 'Bella Kidman Cruise'.

Seguro que te interesa...

La prueba de que la hija de Tom Cruise y Katie Holmes va a ser una auténtica influencer