Con motivo de la visita de los Trump al Reino Unido, el palacio de Buckingham se vistió de gala, y los presentes no defraudaron a la hora de lucir sus mejores vestidos y trajes. Y si bien Kate Middleton deslumbró con su sentido homenaje a las tres mujeres más importantes de la Familia Real Británica, una de las hijas de Donald Trump, Tiffany, lo hizo por todo lo contrario.

La joven apareció en la cena de honor que ofreció la reina Isabel II con unos cuantos kilos de más, un hecho que no pasó desapercibido al ojo crítico de los internautas.

 

En cuestión de horas, las redes sociales, y sobre todo Twitter, se han llenado de bromas y comentarios al respecto.

De hecho, no es la primera vez que su nuevo físico desata los rumores de un posible embarazo o problema de salud, ya que hace apenas dos años Tifanny presumía de una figura imponente.