Taylor Swift se verá la cara con su supuesto acosador, David Mueller, el próximo 7 de agosto después de que el juez William Martinez haya considerado que la disputa central continúa. La cantante demandó al Dj tras un encuentro en Colorado en el que la artista asegura que el locutor tocó intencionadamente su trasero.

"Nunca he estado tan segura de algo en mi vida", afirmó la artista al portal de noticias TMZ, que colgaba unas fotografías que podría corroborar la versión de la demandante. Por ello, el magistrado, tras revisar el material, ha decidido reunirles a los dos en un juicio.

Según los abogados del locutor, Taylor informó a los superiores del empleado de su comportamiento y eso provocó su despido inmediato, motivo por el que los letrados del acusado presentaron una demanda por difamación contra la cantante y por haber arruinado su carrera.

Tras la acusación, la cantante y el Dj se verán por fin las caras durante nueve días delante de un jurado popular, que será el que dirima si hubo o no hubo abusos por parte de Mueller.