Parece ser que la polémica no dejará de formar parte de la campaña de Donald Trump para hacerse con el despacho oval de la Casa Blanca. Y es que si sus comentarios racistas y xenófobos no fueran suficientes, ahora también se han rescatado unas declaraciones de lo más sexistas que hizo en 2004 durante una entrevista.

El centro de sus ‘sucios’ comentarios fue Lindsay Lohan, que por aquel entonces contaba con tan sólo 18 años. Su actitud machista quedaba patente: “Probablemente tiene muchos problemas y, en consecuencia, sería muy buena en la cama”, aseguraba durante una entrevista con Howard Stern.

“Me vuelve loco”, y alababa su cabellera pelirroja, sus pecas y que parecía ser “muy caliente”. Aseguraba que “las jóvenes más rebeldes buscan amor y una figura paterna” y él se ofrecía a “cuidarla en la cama”. Unas desafortunadas palabras que dejan en evidencia al candidato republicano a la presidencia estadounidense.