¿Pensabas que los famosos siempre sonríen y nunca tienen malos días? Pues estabas equivocado, porque las caritas que se gastan de vez en cuando son dignas de enmarcar. Si hace unos días hablábamos sobre lo agresivos que son algunos de ellos con los paparazzi, hoy vemos que no solo los fotógrafos son las víctimas de sus malas caras.

Muchos de ellos dejan claro solo con su cara de pocos amigos que no es el mejor día para acercarse a ellos, aunque luego, al día siguiente, aparezcan con la mejor de las sonrisas. La mayoría de las celebrities han aparecido en público más de una vez de mal humor y no se han esforzado en disimularlo. ¡Ay si las miradas hablasen!

Mientras solo pongan cara de perro, no hay problema, pero hay algunos que van más allá y lanzan algún gesto poco agradable. Es el caso de Jennifer Lawrence, que no tiene inconveniente de sujetar su Oscar en una mano mientras con la otra hace una peineta. ¡Qué poca vergüenza! Otras, aunque no saquen ningún dedo, se enfrentan sin ningún tapujo a quien se le ponga por delante. Solo hay que ver el careto de Isabel Pantoja, la mirada 'matadora' de Selena Gomez o la mala hostia que se gasta en el gesto Kristen Stewart.

Otra de las habituales en Lindsay Lohan, tan expresiva que es fácil saber cuándo es mejor no cruzarse con ella, así como Paulina Rubio, que no necesita ni hablar porque su cara lo hace por ella. Algunas 'celebs' parecen puro amor, hasta que sacan las uñas, como Beyoncé o Blanca Suárez. ¡Menudo humor se gastan los famosos!