Scott Eastwood se ha sentido muy molesto con los paparazzis australianos. Y es que como dicen "una imagen vale más que mil palabras" por eso no es de extrañar que el hijo del veterano actor Clint Eastwood haya mostrado su enfado con los fotógrafos por una de las imágenes que tomaron de él.

El actor fue retratado disfrutando de un día de playa junto a una misteriosa y sexy joven, hasta ahí todo normal. El problema es que los paparazzis fotografiaron a Scott mirando como un poseso a la joven mientras se disponían a entrar en el agua y este le lanzaba agua y le sacaba la lengua.

"Gracias a los paparazzi de Sidney por intentar capturar mi lado juguetón, pero en vez de eso me hicieron quedar como un baboso. ¿No puede un chico tener una inocente pelea de agua en paz? Al menos déjenme guardar la lengua la próxima vez", escribió Scott muy molesto a través de su cuenta personal de Instagram.