Quién nos iba a decir que detrás de celebrities de tanto glamour nos íbamos a encontrar con fierecillas sin domar. Siempre les vemos con sus mejores galas, cuando acuden a fiestas, tienen unos cochazos que nos dejan con la miel en los labios y sus cuentas corrientes tienen varios ceros.

Pero como dice el refrán... “no es oro todo lo que reluce”. Y es que a pesar de todo el estilo que derrochan, ¡nuestras celebrities no saben comer!

Hemos podido ver como como a Schwarzenegger se le caía la comida de la boca o a la mismísima Katherine Heigl comiendo como si no hubiera un mañana. A otros famosos sin ambargo, no les cabe la comida en la boca como al cantante Justin Bieber o Hayden Christensen.

Despues de un análisis minucioso de las fotitos, nos hemos dado cuenta que por muy high class que sean...  deberían usar babero.