Celebrities » Hollywood

En un vídeo de la revista GQ

Ryan Reynolds es incapaz de montar una cuna de Ikea

Ryan Reynolds ha sacado el manitas que lleva dentro en un vídeo que protagoniza para la revista GQ. En él, el actor se ha puesto manos a la obra para montar una cuna de Ikea para su hija James, proyecto con cuyo resultado Blake Lively no estaría muy satisfecha. Reynolds también ha concedido una entrevista para la publicación en la que habla de su faceta como padre y de la reciente traición de uno de sus mejores amigos, quien ha filtrado fotos de su hija a la prensa.

Imagen no disponible

Montaje Imagen no disponible

Publicidad

Ryan Reynolds, portada de GQ

Ryan Reynolds no es perfecto. Así lo ha demostrado en el divertido vídeo que el actor ha protagonizado como parte del reportaje que la revista GQ publicará sobre él en su próximo número de octubre. En el clip, el marido de Blake Lively intenta montar una cuna de Ikea para James, su hija de nueve meses, sin conseguir muy buenos resultados.

La grabación comienza con Reynolds –muy sexy con una camiseta gris y vaqueros- sintiéndose muy seguro de sí mismo, tanto que arruga las instrucciones de montaje y las tira. Momentos más tarde, el actor aparece hablando por teléfono con uno de los empleados de la empresa sueca, al que comenta que su único problema es que "la cuna no viene montada". Después de colgar su martirio continúa, hasta que decide arreglarlo con cinta americana, con la que consigue que el mueble infantil por fin se mantenga en pie.

Además del vídeo, el actor ha protagonizado una sesión de fotos de lo más hot que en el número aparecerá acompañada por una sincera entrevista en la que Ryan habla sobre la paternidad - "El único consejo que daría es: 'no escuches ningún consejo'. No hay nada que puedas hacer para prepararte"- y la reciente traición de uno de sus mejores amigos, quien ha filtrado fotos de su hija a la prensa.

Publicidad