Malas noticias para Rupert Grint. El actor tendrá que pagar 1,3 millones de dólares después de que haya sido declarado culpable del delito de evasión fiscal según informa The Guardian. Aunque el actor intentó librarse de la multa apelando el fallo alegando que no estaba al corriente de sus asuntos económicos, finalmente el juez no le ha dado la razón y tendrá que abonar dicha cantidad.

Aconsejado por sus asesores fiscales y su padre, Nigel Grint, el actor decidió variar el período de su declaración de la renta para pagar menos pero no lo hizo dentro de las fechas establecidas dentro del marco legal. Sus problemas con la justicia se remontan al año 2009, pero es ahora cuando la jueza Barbara Mosedale ha declarado culpable al intérprete de evadir impuestos.

Su éxito en la saga de Harry Potter interpretando el papel de Ron Weasley ha llevado al actor a tener una fortuna de 28 millones de dólares. Desde entonces, el actor no ha conseguido otro taquillazo igual como el que supuso el fenómeno la saga que aún sigue creciendo.